Share
Español
The Snell Group

Inspecciones termográficas seguras de equipos eléctricos

Uno de los tipos de inspecciones termográficas más comunes son las inspecciones eléctricas, las cuales también podrían ser de las inherentemente más peligrosas, pero con el entrenamiento adecuado y tomando las precauciones y preparaciones adecuadas el nivel de riesgo podría reducirse. En el consejo infrarrojo de este mes hablaremos acerca de las preparaciones para realizar inspecciones eléctricas con termografía más seguras.

Antes de iniciar con las inspecciones podría ser un buen momento para revisar cualquier estándar relevante relacionada a las mismas, como por ejemplo: NFPA 70E y 70B. El estándar NFPA 70B sugiere contar con por lo menos el 40% de la carga al realizar inspecciones de equipos eléctricos, aunque de ser posible se debería tratar de contar con la mayor carga al momento de realizar la inspección. Una mayor carga podría ayudarnos a realizar una mejor inspección. También deberíamos verificar que contamos con todos los entrenamientos de seguridad requeridos por el lugar donde realizará la inspección, donde en algunas ocasiones podría tratarse de un video, email o link.

De existir reportes de inspecciones termográficas previas de los equipos del lugar, utilícelos como referencia o para comparar con las condiciones actuales. Observe las imágenes térmicas de reportes previos para tener una buena idea de las condiciones y el trabajo que se realizará, así como también si es necesario contar con cualquier equipo adicional como lentes externos, y para conocer los ajustes de la cámara termográfica. Revise acerca de las condiciones ambientales donde se trabajará, por ejemplo, podría ser muy importante saber si se realizará la inspección en ambientes con mucho polvo o suciedad que pudieran afectar a la cámara termográfica; pues podría ser necesario cubrirla con una bolsa de plástico delgado para protegerla de dichas condiciones. Podría también ser una buena idea pedir al electricista que traiga consigo un trapo para limpiar la parte superior de los gabinetes antes de abrirlos, pues esto podría prevenir que suciedad ingrese al equipo energizado.

De ser posible, hable con la persona que realizó la inspección anterior y/o el supervisor de mantenimiento para conocer si ya se realizaron las reparaciones sugeridas de las anomalías térmicas encontradas, de ser afirmativo, se podría preguntar acerca de las piezas reparadas, si se localizó algún otro daño y si se determinó la causa raíz de la anomalía térmica; así como también si se han encontrado otros problemas similares. De haberse cambiado alguna pieza y de estar disponible, se podría verificar visualmente la misma. También se podría preguntar si el mismo escolta eléctrico le ayudará durante la presente inspección.

Traiga una copia impresa o electrónica del reporte termográfico anterior, para ser revisada mientras se realiza la inspección pues esto podría ayudarlo a identificar los equipos donde se encontró anomalías térmicas y verificar si las reparaciones fueron realizadas adecuadamente, pues casi la mitad de las mismas podrían no corregir el problema en el primer intento. Las imágenes de reportes anteriores también podrían servir como referencia y comparación.

Una de las precauciones más importantes previas a la inspección es averiguar el nivel requerido de Equipo de Protección Especial (EPP) y verificar que el mismo se encuentra en buenas condiciones, podríamos verificar el casco y careta para verificar que no estén rajados o dañados. También podríamos verificar que se cuenta con equipo de protección para los oídos en caso de ambientes muy ruidosos y que se cuenta con la ropa retardante a la llama necesaria, donde cabe resaltar, que nunca debe utilizarse ropa sintética debajo de la ropa retardante a la llama pues de suceder un arco-eléctrico la ropa sintética podría derretirse en la piel. Se debe contar con las botas de protección adecuadas, y en el caso de contar con punta de acero se debe verificar que la misma se encuentra bajo de capas de cuero.

Es una buena práctica realizar preinspecciones para localizar cualquier riesgo potencial juntamente con la persona a cargo de la seguridad industrial del lugar, los electricistas y/o el personal de producción. De esta manera podríamos asegurarnos que todas las personas involucradas comprenden el tipo de inspección que se realizará, lo que se requiere de cada uno de ellos y cualquier riesgo asociado. Se debe comunicar al electricista el procedimiento de como se deberán abrir los paneles o gabinetes eléctricos para su inspección, donde el personal de producción podría aportar información acerca de los equipos y su periodo de funcionamiento, así como el nivel de la carga a la que estarían operando a diferentes momentos del día. Este podría ser un buen momento para averiguar que equipo no estuvo en funcionamiento durante la inspección anterior, y también podría ser un buen momento para llenar cualquier papeleo o permiso de trabajo para realizar la inspección.

Otra buena práctica podría ser realizar una inspección preliminar previa con termografía o ultrasonido de las puertas o coberturas de los gabinetes antes de abrirlos, en busca de algún gabinete o panel eléctrico que pudiese estar más caliente, esto con la finalidad de informar al escolta eléctrico para que tenga mayor precaución al momento de abrir dichos equipos y así evitar riesgos de electrocución o arco-eléctrico.

Durante la inspección podríamos crear un listado de los equipos desenergizados, inaccesibles, fuera de línea, con candado o que no se pueden abrir durante la inspección debido a alto voltaje u otros riesgos, es decir, debemos anotar todos los equipos que no sean posibles de inspeccionar y la razón. De ser posible podríamos tomar imágenes visibles de dichos equipos como referencia, todo esto podría ayudarnos a maximizar el proceso de inspección y hacerla más eficiente, se podría también revisar reportes anteriores para verificar que equipos no fueron inspeccionados y así tratar de inspeccionarlos en esta ocasión.

Al realizar estos procesos previos a la inspección podríamos asegurarnos que estamos cubriendo muchos temas preponderantes de la seguridad industrial. Esto podría ayudarnos a que la inspección sea más rápida y sobre todo más segura. Realicemos lo anterior para poder pasar más tiempo enfocándonos en la inspección de los equipos y procedimientos durante la inspección, y así obtener información más confiable, completa y de alta calidad de las inspecciones con termografía infrarroja de equipos eléctricos.

If you liked this post, you might enjoy our Knowledge Briefs Newsletter. Receive new posts delivered right to your inbox every week!
Sign-Up Here!