Midiendo la carga

Share
An inspection route of MCCs
Español
The Snell Group

Mi trabajo es muy divertido, pues tengo la oportunidad de pasar tiempo con nuevos grupos de personas en cada clase que dicto, tengo la oportunidad de hablar de algo que me gusta mucho, y en varias ocasiones puedo ayudar a estudiantes luego de los cursos de entrenamiento. Si han tomado alguna de mis clases, saben que motivo a mis estudiantes a contactarme luego de los cursos si tienen preguntas. Muchas veces, aprendo nuevas cosas al resolver las preguntas de otras personas, que luego en algunas ocasiones me ayudan a escribir blogs acerca de un tema específico, algunas veces.

Permítanme pintarles un escenario hipotético, imaginemos que se está realizando una inspección de un CCM, al abrir un gabinete se puede detectar una anomalía térmica. Nos emocionamos pues nuestro trabajo es detectar anomalías térmicas, pero esperen, aún hay más.  No solo hay únicamente una anomalía térmica, ¡hay dos!.  Una se localiza en el bloque o bornera de conexiones de la entrada del motor, y la otra en una conexión de un fusible. El gradiente térmico es bajo al comparar la temperatura aparente con componentes similares, pero lo bueno es que lo encontramos. Luego procedemos a anotar la información, el escolta eléctrico cierra el gabinete, y nos movemos al próximo gabinete eléctrico.

Una semana después nos informan que el motor que era alimentado por dicho gabinete donde se encontraron las anomalías fue reemplazado, pues presentaba una falla de rodamiento. Nos piden que volvamos a realizar la inspección para tratar de localizar si las anomalías térmicas aún están presentes. En la mente podríamos preguntarnos, ¿cómo podría ser posible que un problema en un rodamiento en el motor podría haber sido el causante de las anomalías térmicas que encontramos?  No sería posible. Luego supongamos que para nuestra sorpresa, al realizar nuevamente la inspección no encontramos ningún problema en dicho gabinete. Se procede a medir la carga en el circuito, pero luego recordamos que en la inspección previa hace una semana no medimos la carga. Esto podría representar una dificultad.

¿Rascándonos la cabeza sin entender lo que pasa? Si, es difícil de entender, ¿Cómo unir todos los puntos? Lo siguiente es especulación de mi parte, pero creo que es lo que hace más sentido. La corriente dentro del gabinete eléctrico en la segunda inspección, luego de que el motor fuese reemplazado, era del 44% de la corriente completa de carga (FLA, por sus siglas en inglés).  El estándar NFPA-70B recomienda al menos 40% de la carga al momento de realizar inspecciones infrarrojas, lo anterior debido a que cargas menores del 40% podrían generar niveles insuficientes de calor para detectar anomalías térmicas. Mi teoría es que la carga en el motor podría haber sido mayor durante la primera inspección. Las imágenes tomadas durante la primera inspección mostraban un patrón térmico consistente con una alta resistencia de conexión, por lo que si la carga en el circuito hubiera sido mayor en la segunda inspección, dichas anomalías térmicas podrían haber sido fáciles de detectar. De saber las lecturas de corriente, podríamos realizar un análisis más informado, sin embargo, dicha información no fue guardada.  No me queda duda que las anomalías encontradas previamente aun están presentes, y puede que con un intervalo o alcance térmico más pequeño podrían haber sido detectadas.

Déjenme mencionarles algo de suma importancia, únicamente personal eléctrico calificado debería realizar mediciones de corriente eléctrica en los equipos, y aun con esto podrían existir riesgos. Equipo de Protección Personal (EPP) es imperativo para riesgos de electrocución. Colocar un medidor de corriente requerirá que un electricista calificado ponga sus manos dentro del límite restringido de acercamiento para dispositivos de más de 50V. El estándar de la NFPA-70E especifica que los electricistas calificados deben estar aislados de conductores eléctricos al trabajar dentro de este límite. Mencionamos más acerca del estándar NFPA-70E durante nuestros cursos de Nivel I.

Es imperativo recolectar toda la información relevante a los hallazgos, pues no sabemos que información será importante luego. Existe un viejo adagio que menciona que es mejor tener algo y no necesitarlo, que necesitarlo y no tenerlo. Cuando ya se haya desarrollado el hábito de recolectar toda la información durante las inspecciones, se hará de manera rápida y puede que algún día nos sea muy útil, por lo cual lo más recomendable es simplemente realizarlo.

Si le gustó este post, es posible disfrutar de nuestro conocimiento en el Boletín Mensual en español. Reciba mensualmente este boletín por email directamente en su bandeja de entrada.
Regístrese Aquí